..........¿Por qué se le llama al sifón Agua de Seltz?


Para todos los interesados en la historia de las bebidas carbónicas, el primer concepto que debe quedar claro es que LAS BEBIDAS CARBÓNICAS NO NACIERON PARA CALMAR LA SED DE LA GENTE.
Cuando eminentes científicos y farmacéuticos se pusieron a investigar en el siglo XVII como diluir el dióxido de carbono en agua, su intención no era otra que imitar las aguas efervescentes naturales, conocidas desde la antigüedad y a las que se les atribuían cualidades casi milagrosas. Estas aguas de manantial, que se comercializaron pronto a pesar de no existir envases capaces de contener bien la efervescencia, tenían una producción escasa y solamente llegaban a las clases acomodadas.

Manantial famoso en la época era el manantial de Seltz o Selters, cerca de las montañas Taunus en Hesse, Alemania. Esta agua se conocía desde la edad de bronce y ya era llamada agua de soda por su alta concentración de bicarbonato de sodio, "soda". El agua de Selters también tiene niveles elevados de iones de calcio, cloruro, magnesio, sulfato y potasio y emerge naturalmente carbonatada con un contenido de 250 mg/l de dióxido de carbono. En el siglo XVI comenzó una fama internacional que le llevó a exportar, en el año 1787, más de un millón de botellas.

Grabado de un pozo de Agua de Seltz en Wiesbaden. La Ilustración española y americana, año 1879. Fuente:www.todocoleccion.net

                                                                                                                                                        .
Sus virtudes, además de resultar un agua refrescante, eran que abría el apetito, resultaba diurética y era apropiada para todas las afecciones del sistema digestivo. Su uso se extendió en París por la mala calidad de su agua y sobre todo después de la epidemia de cólera de 1832, durante la cual fue utilizada para parar los vómitos, activar la función renal y calmar las contracciones de los músculos y los intestinos.

En el “Boletín de medicina, cirugía y farmacia” de 30-10-1838, aparecen destacadas sus virtudes:

“Egerce esta agua una acción particular sobre la membrana
del estómago y de los intestinos; su principio volátil
les dá tono cuando se hallan debilitados, restablece
y vigoriza sus funciones; de ahí viene que después de un
 uso continuado de este agua, la digestión que antes era
lenta, se efectúa después con facilidad, disuelve los humores
biliosos y viscosos que la entorpecen, y restablece
el vientre al estado corriente que le faltaba , disipando la
languidez y la melancolía. Tomada el agua de Seltz con
jarabe es un refresco muy grato , y mezclada con vino a
las comidas promueve el apetito y facilita la digestión. Es
igualmente apropiada para las enfermedades cutáneas:
para las personas delicadas del pecho , con tal que no lo
sean én alto grado. para las que tienen un color pálido,
produciendo maravillosos efectos en las afecciones nerviosas,
flores blancas , supresión de la menstruación, dolores
intensos de cabeza, reumatismo &c.”


 Al comienzo de su fabricación y posterior comercialización como medicina, resultaba cara y su consumo estaba restringido a las clases pudientes y hombres de ciencia. Sin embargo, a medida que aumentó el número de fábricas y aparecieron sistemas caseros de producción de la misma, su coste acabó abaratándose haciéndola asequible también a las clases bajas.

Ésta era una de las fórmulas para su fabricación, en la que asimismo se compara con el análisis del agua natural:
Pronto se dieron cuenta los primeros fabricantes franceses de que el agua de Seltz debía sus cualidades agradables e higiénicas a la presencia del ácido carbónico, mientras que las otras sustancias, aún siendo convenientes en ciertas afecciones particulares, más bien resultaban perjudiciales en otros estómagos que no se encontraban en ese estado especial que necesitaba el empleo de esas sustancias.
El agua simplemente acidulada, infinitamente agradable para todos, fue reconocida como más favorable, en la mayoría de los casos, para el enfermo. Así, se dejó para los farmacéuticos la complicada fórmula, mientras que la industria libre se ocupó de fabricar agua gaseosa con la única presencia del ácido carbónico, que continuó manteniendo el nombre de agua de Seltz.


Fuentes:
Hermann-Lachapelle et Ch. Glover, Des boissons gazeuses aux points de vue alimentaire, hygiénique et industriel. Guide pratique du fabricant & du consommateur, 3e éd., E. Lacroix, Paris, 1867

Hemeroteca Biblioteca Nacional de España
Herman Sulz, Charles: A Treatise on Beverages or the Complete Practical Bottler, Dick & Fitgerald Publishers, New York, 1888

4 comentarios:

  1. Que interesante esta historia!! Hasta poco tiempo no conocía a los sifones de soda, soy Brasileña y en Brasil nunca tuvimos el costumbre de utilizar los. Conozco una empresa de Alemania que restaura a los sifones de soda antiguos de Sparklets, así podemos utilizarlos de nuevo. El sitio de esta empresa, Die Siphon Manufaktur se ve muy bonito, con muchas fotos y todo. :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu aportación, Maria, no conocía esta página alemana y me parece una idea extraordinaria recuperar los sparklets. Genial

    ResponderEliminar
  3. Tengo a la vista una verdadera reliquia un sifón Agua de Selz 33671 D.R.P

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante. gracias por toda la información

    ResponderEliminar